Almafuerte “Mundo Guanaco” (DBN. 1995)

Iorio, el prolífico. Tres meses pasaron para que el  mentor de Hermética tuviera todo listo y pudiera grabar un nuevo disco con su nueva banda Almafuerte, donde lo acompañan Claudio Marciello en guitarra y Claudio Cardaci en Batería. Diez temas que en poco más de media hora pintan de manera exacta los sentimientos del bajista y hacia dónde quiere apuntar. Iorio, el personal. El enigma mayor estaba en lo que Ricardo pudiera realizar con su voz, que anteriormente había aparecido en cuotas. Lemmy no puede cantar “El Barbero de Sevilla” porque sería un papelón, el mismo papelón que protagonizaría Pavarotti interpretando “Ace Of  Spades”. Con Iorio sucede algo similar, pocos podrán cantar los temas que componen “Mundo Guanaco” con el mismo entusiasmo y pasión. Entra en juego esa vieja ecuación que indica que donde no llega la calidad, hay que poner sentimiento. Iorio, el enojado. Hay una raza de artistas que cuando más encabronados estén con lo que los rodea, mejor; les surgen mejores composiciones y creativamente alcanzan picos. Será por todo lo vivido que esta placa recuerda a la primera de Hermética en actitud. Hay temas que conmueven en música y letra: “El Pibe Tigre”, “Sentir Indiano”, otros que escupen realidades: “Dijo El Droguero Al Drogador”, y en la mayoría una potencia sonora admirable. Iorio, el argentino. Más que nunca, con Almafuerte se consuma ese amor por lo autóctono que Ricardo profesa. En buenos covers de Troilo y Castillo: “Desencuentro”, de Larralde: “De Los Pagos Del Tiempo”, o en los de propia autoría: “Zamba de  La Resurrección” o “Buitres”, que a pesar de ser un tema bien heavy metal, tiene un tufillo folklórico que le queda muy bien. Iorio, musicalmente, es el  de siempre.

Miguel Mora