Hermética en Obras

OTRO PASO MAS

EN LA BATALLA

El sábado 12/11 Hermética se presentó por primera vez en el estadio obras. Tal como la banda nos tiene acostumbrados, el lleno fue total y el clima reinante no puede menos que describirse como una fiesta. Y como si todo esto fuera poco, dándole un sabor particular a la velada, se desarrollaron tres particularidades a saber: Pequeña ceremonia de entrega de disco de oro por "Víctimas del Vaciamiento", grabacion de lo que será el segundo trabajo en vivo y la filmación de dos video clips. Como imaginarán, una noche movida...

A esta altura, qué se puede agregar acerca de un show de Hermética? Más allá de las unicidades que puede ofrecer cierta actuación con respecto a otra, quién se atreve a intentar traducir en palabras la "animal" confusion que une a la banda con su gente? Todos saben que en cualquier lugar donde se conjugue la unión Hermética.sy público, el término "show musical" (o como quiera llamarse) queda visiblemente chico. Aunque sea por el transcurso de unas horas, ciertos ordenamientos sociales y postergaciones diarias parecen darse vuelta logrando que un rol casi desconocido para los presentes aflore turbulenta y pasionalmente: el protagonismo. Más tarde, cuando las hordas escupen "somos los negros, somos los grasas, pero conchetos no" por Avenida Del Libertador, los lugareños no entienden y miran espantados. La energía lograda en esas noches es muy dificil de emparentar con lo cualitativo, sencillamente porque en este caso hay muchas más cosas en juego que la música. Iorio fue capaz de crear esa unión a partir de sus letras y su actitúd; no necesita de ciertas declaraciones facilístas o demagógicas como en las que a veces cae: ese espacio es suyo y está muy bien ganado. Bueno dejemos de lado las reflecciones y pasemos directamente al show...

La noche estaba planeada a todas luces y salió redonda. Las "hostilidades" comenzaron con "Masa anesteciada", previa introduccion del Tano Romano, y tanto el desenfreno como el mosh se hicieron presentes para no extinguirse hasta terminada la última nota. La banda sonó potente y ajustada, receptiva de su público y dispuesta a entregar todo. Los temas iban pasando uno a uno, obteniend todos singular aceptación. La novedad fue la versión de "De Los Pagos Del Tiempo", de José Larralde (para mi gusto no muy lograda y con una estructura muy similar a "Si Se Calla El Cantor"). Finalizando aquel tema se realizó un pequeño intervalo que marcó el fin de la grabación del próximo album en vivo y brindó el espacio necesario para la entrega del disco de oro. Dicho acto correspondiente a las ventas logradas por "Víctimas del vaciamiento" tuvo como cierre la aclaracion del ex-V8 remarcando que de los discos a la banda no le quedaba un peso sino que todo va para Trípoli. Más allá del golpe bajo (ni un peso?), la experiencia acumulada en una ya larga trayectoria, no sirvió de nada a la hora de firmar un contrato más ventajoso?

El show siguó minutos después con el entusiasmo y la energía intactos. Pasaron "Deja de robar", "Atravesando todo limite" y "Destruccion", ante el delirio generalizado. En verdad resulta dificil destacar temas mejor recibidos que otros: a lo largo de la hora 45' del set, exceptuando la de "De Los Pagos..." todas las letras se corearon de principio a fin, los bises estuvieron a cargo de "Tú eres su seguridad" y "Evitando el ablande", sirviendo de digno broche final a una noche más que caliente. Hermética dio pruebas de su imponente poderío y demostró que su matrimonio -bien avenido- con el público tiene carácter de indisoluble y eterno.

PlayList

Intro, Masa Anestesiada, Vientos De Poder, Traición, Gil Trabajador, Otro Día Para Ser, Víctimas Del Vaciamiento, Robo Un Auto, Del Colimba, En Las Calles De Liniers, La Revancha De América, Vida Impersonal, Ayer Deseo Hoy Realidad, Cuando Duerme La Ciudad, Soy De La Esquina, De Los Pagos Del Tiempo, Prediccion, Memoria De Siglos, Deja De Robar, Sepulcro Civil, Atravesando Todo Límite, Craneo Candente, Del Camionero, Destruccion.

Bises: Tú Eres Su Seguridad, Evitando El Ablande.

Sebastián Feijoo